“Hasta siempre, hijo mío”-por Martiniano Patri 1° A

“Hasta siempre, hijo mío”-por Martiniano Patri 1° A

Siguiendo la tradición del melodrama social de su país, Wang construye un intenso relato protagonizado por un matrimonio de operarios fabriles signado por los mandamientos de la “política de un solo hijo” que fue obligatoria en todo el territorio chino hasta 2015.

El melodramaen el cine chino, con sus problemas personales atravesados irremediablemente por cambios políticos y sociales, recorre las primeras décadas del siglo XX, que la llegada al poder del Partido Comunista en 1949 eliminó del mundo cinematográfico.

Recién cuando la llamada Quinta Generación de cineastas chinos se animó a dar los primeros pasos, volvieron a las pantallas esos relatos en los cuales los dolores y placeres logran reflejar, los constantes cambios de una sociedad, con realizadores como Zhang Yimou, Tian Zhuangzhuang y Chen Kaige que marcaron la renovación en los años ochenta.

Dos décadas más tarde una nueva generación de directores retomó esas mismas directivas creativas en varias de sus películas, un claro ejemplo es el estreno en la plataforma Mubi de “Hasta siempre, hijo mío”, el más reciente y premiado largometraje deWang Xiaoshuai. Un ambicioso y extenso recorrido por varias décadas de la vida en el gran país asiático, desde comienzos de los 80 hasta la actualidad.

Un relato protagonizado por un matrimonio de operarios fabriles signado por una tragedia personal y los mandamientos de la “política de un solo hijo” que fue obligatoria en todo el territorio chino hasta tiempos recientes. 

Para el director de Shanghai Dreams y Beijing Bicycle, varias generaciones que habían experimentado esta política especial se habían transformado en una comunidad particular. Sus vidas habían sido formuladas de una forma muy especial, esas personas que ahora, en su edad madura, ya no pueden volver atrás y empezar de nuevo. 

La intención fue capturar varios momentos de la vida en China,y las películas son una excelente manera de reconstruir historias verídicas, realidades, sociedades y cambios en las formas de vida.

En China, según cuenta Wang, es posible encontrar a mucha gente enfrentada al dilema de tener que hacer algo a pesar de sus deseos, ya sea intencional o inconscientemente. En todos los casos existe la culpa dentro de sus corazones.

La banda sonora de la película es una versión de “Auld Lang Syne”, una canción muy conocida en todo el mundo y que para los chinos habla sobre la amistad y la eternidad.

El director intentó con este trabajo, examinar la relación que existe entre las personas, entre lo humano y lo político, siempre desde su particular mirada. Queriendo demostrar que los individuos la mayor parte del tiempo, por la presión social y política hacen cosas desobedeciendo a su propia naturaleza, y deja reflejado en todo momento que es imposible escapar de ella.

Deja una respuesta