Marina Sánchez Kremer: “La mayoría no tiene acceso a internet” – Por Eric Fernández 3ºA

Marina Sánchez Kremer: “La mayoría no tiene acceso a internet” – Por Eric Fernández 3ºA

La rectora de la escuela Nº22 Mariano Moreno comenta que gran parte del alumnado directamente no posee dispositivos electrónicos.

Marina Sánchez Kremer fue desde 2014 al 2019 directora de la escuela Nº27 Felipe Gardelen Concordia. Ya desde el año pasado se encuentra al mando de la dirección del colegio Mariano Moreno en la misma ciudad.

Vaya desafío el que le tocó afrontar a partir de 2020. No solo a ella, sino también a los profesores que tan mal la han pasado con lo relacionado a la implementación de las tecnologías en la enseñanza dentro del marco de la pandemia y el aislamiento. A nivel provincial y nacional, la cuestión no es distinta.

El tándem comunicativo entre ella -y demás integrantes de la dirección del colegio- y los profesores es frecuente y lo plasman por medio de los grupos de WhatsApp que poseen. En referencia a ello, Sánchez Kremer contó: “Nos estamos manejando por grupos de WhatsApp que ya teníamos desde antes,  los cuales  aumentaron exponencialmente ya que hay distintos equipos: preceptores, profesores de educación física, de primer año, de sexto y quinto, reuniones de área y equipo administrativo. Entonces tuvimos que agrandar la cantidad de estos grupos para poder realizar un trabajo más ordenado y personalizado. Por otro lado, mantenemos permanentemente reuniones virtuales con otros equipos. En este caso, a través de Zoom o Google Meet. Además, contamos con dos blogs donde plasmamos toda la información”.

Quitando de lado la pandemia mundial, la profesora de lenguas extranjeras -portugués y francés- tuvo que lidiar contra un robo a la institución que comanda. Pues claro, las escuelas producto de esta inercia viral no abren sus puertas, solo lo hacen -mediante precauciones sanitarias- el personal administrativo para adelantar cuestiones específicas como los títulos y/o papeles requeridos por establecimientos como por ejemplo ANSES. Concretamente, el 14 de julio ingresaron maleantes a la escuela y robaron todas las computadoras que encontraron incluida la que almacenaba el sistema de títulos. Con inquietud, ella deslizó: “La misma noche del robo se publicó en un perfil de Facebook que se habían recuperado las netbooks y no es así. Quiero aclarar que no se recuperó ningún elemento sustraído. Todo lo que se llevaron está en faltante para la escuela”.

Elevándose el tenor de la charla, Sánchez se dispuso a abarcar uno de los ítems más tratados a lo largo de estos meses en gran parte de los distritos: el porcentaje de alumnos que han desertado. “Hasta el primer período -antes de las vacaciones de invierno- el relevamiento habla de que tenemos un 42% de respuesta en el ciclo básico, el resto de los chicos no se comunicaron. Algunas familias hasta bloquearon a la escuela. En el ciclo orientado -cuarto, quinto y sexto año- es mayor, estamos arriba del 70%. Y en la escuela secundaria de adultos se verifica algo que nos preocupa mucho: solamente el 30% ha respondido. La mayoría -más del 70%- manifestó que prefiere rehacer el año y no cursar en modo virtual”, detalló.

El COVID-19 impactó de lleno en las carencias de las regiones. Según datos del INDEC,  Concordia tiene el índice de pobreza más alto con el del 52,2%. En términos educacionales, estas gigantescas falencias resultan evidentes y duplicadas. Más aún en lo que tiene que ver con el acceso a internet, la portación de dispositivos digitales y su buena utilización. En seguimiento de este hilo, la neuropsicoeducadora reflexionaba que la mayoría de sus estudiantes no tienen acceso a internet y que una buena parte de los chicos directamente no poseen dispositivos. Asimismo, remarcó: “Los trabajos los imprimimos y los dejamos en el kiosco de la esquina. Ahí los chicos pueden hacer fotocopias para después mandarles fotos a los profesores. Igualmente, aquellos que sí tienen acceso son pocos, y vemos que hay una apatía generalizada. Quizás tiene que ver con el aislamiento, o quizás con cuestiones que los sociólogos podrán analizar, pero nosotros vemos que hay una dificultad creciente sobre todo después de algunos booms publicitarios -hablan de que todos van a pasar de año o que no se van a poner nota- que son equivocados”.

“Si este año es agotador, el próximo será peor si nosotros no hacemos el mejor esfuerzo aquí y ahora por salir de ésta. Aprendemos de la situación presente. A veces hay cosas que nos sorprenden y que tenemos que salir adelante, ser resilientes. Decirles a los chicos que todo lo que se consigue con esfuerzo se valora el doble“, soltó la rectora con total regocijo y delicadeza.

Se estima que para el primer semestre del año entrante llegará al país la tan ansiada vacuna. Mientras tanto, los profesionales de la educación seguirán estando al frente de la batalla, la cual tienen sumamente complicada, al igual que el sector sanitarista, productivo, económico y social. El pacto social tendrá que estar más unificado que nunca, para poder seguir cobijando al gran caudal de chicos y chicas que hoy se esfuerzan por recibirse y pasar de año. Una vez más, la educación es la herramienta crucial que tiene el entramado social para subsistir en épocas difíciles como la actual.

Deja una respuesta

WhatsApp chat