Villa Mascardi: crónica de reclamos, ocupaciones y violencia Por Iván Ingratta 3ºA

Villa Mascardi: crónica de reclamos, ocupaciones y violencia Por Iván Ingratta 3ºA

Las diferentes tomas de territorios en la localidad rionegrina produjeron una interminable lista de consecuencias. Dos claras posturas se enfrentan: los vecinos contra la comunidad mapuche.

La tensión retornó en Río Negro luego de que una nueva ola de ataques se produjera en Villa Mascardi. Desde hace semanas, los vecinos denuncian graves y violentas acciones llevadas a cabo por miembros de la comunidad mapuche, quienes reclaman distintos territorios de esta localidad como originarios.

Los ciudadanos rionegrinos, víctimas de esta situación, manifestaron que están “desamparados totalmente” por los gobiernos nacional y provincial, ya que las reuniones y escasas medidas que se implementaron para solucionar el conflicto no dieron buenos resultados, sino que al contrario, incrementaron el horror en la región. El hecho que reavivó esta historia es el incendio ocurrido a principios de agosto luego de dichas reuniones con las autoridades gubernamentales, cuando los integrantes de la organización Lof Lafken Winkul Mapu prendieron fuego una cabaña ubicada sobre la ruta 40 y a 30 km de Bariloche. “Estamos desesperados, necesitamos urgente que nos escuchen”, reclamó Diego Frutos, dueño de la propiedad “La Cristalina”, quien comentó que los agresores aparecen de noche en grupos, con lanzas y trapos embebidos con combustible. Él vive en Buenos Aires y la vivienda, la cual fue robada previo a ser incendiada, es protegida por un casero, quien no se encontraba en el momento de los hechos ya que se trasladó junto a su esposa embarazada al hospital.

El lamentable suceso que tuvo que atravesar no fue el único en su contra, ya que el 26 de agosto y luego de trasladarse hacia Río Negro para observar lo que había ocurrido, vivió en carne propia un nuevo ataque. Alrededor de 10 personas encapuchadas les arrojaron piedras a él y a su esposa, obligándolos a huir atemorizados.

Sumado a la experiencia vivida por Frutos, la localidad rionegrina fue testigo de más situaciones violentas que se relacionan con ésta. Las amenazas y los actos vandálicos que sufrieron los vecinos terminaron en denuncias, pedidos de justicia y varias causas abiertas, las cuales son investigadas por la fiscalía de turno. Por su parte, los miembros mapuches emitieron un comunicado antes y después de los incidentes, donde convocaron a “seguir recuperando territorio sin negociar ni transar”, y afirmaron su postura de “autodefensa y el control territorial”.

Tras los permanentes reclamos y la manifestación realizada por los habitantes cerca de Bariloche, la ministra de Seguridad de la Nación, Sabina Frederic, presentó una denuncia penal contra ellos el pasado viernes. Según argumentó, las movilizaciones emprendidas por las personas “incrementa e incita a la violencia” y aseguró que su acusación tiene como fin “prevenir los choques entre las partes”. Además, justificó su accionar en su cuenta de Twitter: “La denuncia se hizo con el objeto de poner en conocimiento de la justicia información pública sobre posibles grupos organizados, que ostentando armas de fuego instigaban la violencia, el uso de armas y amenazas en Villa Mascardi”.

Por su parte, Sergio Massa hizo saber su clara postura con respecto a este tema. Consideró que hay que desalojar a los ocupantes de los terrenos rionegrinos y que incluso se les deben quitar beneficios del Estado como el Ingreso Familiar de Emergencia o la Asignación Universal por Hijo. “Tenemos que hacer cumplir la ley, y si hay gente tomando tierras lo que debemos hacer es desalojar”, expresó el presidente de la Cámara de Diputados.

El conflicto en Villa Mascardi tuvo su origen en septiembre de 2017, cuando el terreno perteneciente a Parques Nacionales que posee 500 hectáreas fue ocupado por miembros de la comunidad mapuche. Luego, el 23 de noviembre éstos fueron desalojados por la Policía Federal pero posteriormente retornaron a los extensos territorios. El punto más importante y crítico se sucedió dos días más tarde, cuando paralelamente al intento de defender su postura y ocupación en las tierras que pretendía desalojar la Prefectura Naval Argentina, Rafael Nahuel Salvo, integrante de la Lof Lafken Winkul Mapu, fue asesinado de un disparo en la espalda. En 2019 y tras idas y vueltas con respecto a la culpabilidad de su fallecimiento, la Cámara Federal de Casación Penal anuló el procesamiento del prefecto Francisco Javier Pintos, el único acusado del crimen.

Sergio Massa no solo se refirió a los hechos ocurridos en Río Negro, sino también a la situación similar que se desarrolla en Victoria, partido de San Fernando, donde alrededor de 25 personas (niños y adultos) ocuparon un terreno en las inmediaciones de la estación de la localidad por “problemas económicos”. Sostuvo la idea de no solo desalojar las tierras en el sur de la Argentina, sino además, el predio ubicado entre las vías del ramal Victoria-Capilla del Señor, el cual pertenece a Trenes Argentinos.

Debido a una medida de fuerza gremial, la línea del Ferrocarril Mitre decidió parar sus servicios momentáneamente, ya que reclaman el desalojo de inmediato. “Están ocupando ilegalmente un sector fundamental para la operación, en el que pasan locomotoras y coches de obra que sirven para el mantenimiento de todo el ramal. Esperamos que actúe la Justicia para la restitución de este predio”, indicaron fuentes de la empresa estatal, la cual hizo una denuncia en el Juzgado Federal Nº1 de San Isidro. El lugar quedó custodiado por Gendarmería y la Policía Federal, donde no se registraron incidentes.

Ya sea por reclamos de derechos por parte de pueblos originarios -en Villa Mascardi- o por cuestiones económicas que atraviesa la sociedad argentina -en Victoria-, las distintas ocupaciones de tierras que se llevan a cabo en el país generan una inmensa ola de consecuencias, las cuales parecen ser siempre inevitables.

Deja una respuesta

WhatsApp chat