Los comerciantes y su dolor por las restricciones en la cuarentena Por Matías Duré, Fernando Fernández y Matías Viana 2ºA

Los comerciantes y su dolor por las restricciones en la cuarentena Por Matías Duré, Fernando Fernández y Matías Viana 2ºA

Miedo, desesperación e intriga fueron los sentimientos que inundaron a la mayoría de los comerciantes argentinos con el anuncio, por parte del presidente Alberto Fernández, del confinamiento obligatorio en marzo. Miles de trabajadores lamentablemente no pueden asistir a sus empleos diarios ya que son informales, pero hay un gran porcentaje de minoristas que aplicando el protocolo comercial hoy en día pueden abrir sus puertas. Por eso nos embarcamos  en la labor de conocerlos y tratar con ellos para que nos puedan relatar sus dificultades y preocupaciones durante la cuarentena. Hablamos con tres personas que a diario se arriesgan para poder llevar un plato de comida a sus casas, pese al acecho constante del covid-19: Ludmila Russo, Christian Loffler y Patricia Ceballos.

La pandemia por el coronavirus generó un cambio en la manera de trabajar de la sociedad, y estas costumbres,  quedarán probablemente implementadas por mucho tiempo. “La gente se cuida mucho más y se preocupa al higienizarse, algunos agarran los diarios con guantes o le tiran algún desinfectante y eso hace 6 meses era impensado”, comentó Christian Loffler, dueño de un puesto de diarios en Boulogne.

El coronavirus, quitando la parte de higiene, solo ha traído dificultades para los

comerciantes en la Argentina. El no flexibilizar la cuarentena para que los locales puedan

abrir, no darle ningún tipo de ayuda o baja de impuestos a los comerciantes, y muchas otras cuestiones más, generó una gran caída de la economía. “El virus nos perjudicó mucho, las ganancias cada vez son más escasas, antes de la pandemia estábamos medianamente bien. Ahora se complicó mucho todo, no sé si pueda seguir más tiempo así”, aseguró el canillita.

Obviamente, la implementación de la cuarentena trajo preocupación e incertidumbre a comerciantes  de todo tipo de rubros, por eso al momento de hacer cuentas, el trabajador siempre sale perdiendo. “Económicamente  siempre está el miedo de no poder pagar estrictamente todo porque los aumentos nunca pararon, y todo se complica más día a día”, relató Patricia Ceballos, almacenera de Tigre. 

Al principio nadie esperaba tal magnitud e impacto en el mundo, pero a medida que la enfermedad se fue expandiendo y agravando, el covid19 agrandó su figura y sacudió el bolsillo de todos los argentinos. “Sinceramente fue una sensación de sorpresa, porque nunca imaginé que pudiera pasar algo así en Argentina. Era algo que parecía lejano cuando empezó y llegó antes de lo que esperaba”, expresó la vendedora.

Los comercios especializados en indumentaria, también se vieron golpeados por la cuarentena. “Nos preocupó el hecho de que se haya paralizado todo y lo que sucedería con aquellos clientes que no se pueden movilizar, no íbamos a poder contactarnos con proveedores ni hacerles llegar indumentaria a los clientes”, comentó por su parte Ludmila Russo, administradora de un local de ropa, en San Justo.

Ante las dificultades que ocasionó el confinamiento obligatorio, muchos comerciantes se reinventaron. La metodología de trabajo  cambió, gracias a que transformaron el mercado, por ejemplo en el sector de venta de artículos deportivos. “Trabajamos más en la parte de medias deportivas, confeccionadas para cada deporte. Debido a que los deportes iban a estar varados gran parte del año, decidimos ir vendiendo tapabocas a un precio minorista, para ir creciendo empezando a trabajar para marcas de ropa mediante comercio online –detalló-.  Nos tuvimos que adaptar a muchas cuestiones para poder reabrir, que estuvieron también sujetas a las restricciones”.

Esta situación límite, puso en jaque a la Argentina. Cambió la forma de vida, de relación y de comercio casi de manera inmediata.  Sin dudas los comerciantes son de los más perjudicados económicamente, ya  que los políticos siguen poniendo trabas que complican la subsistencia de los mismos. Solo el tiempo nos dirá como los argentinos lograrán sobreponerse ante esta adversidad.

Deja una respuesta

WhatsApp chat