La estrategia de Islandia para ponerle un freno al coronavirus  Por Fernando Fernández (2ºA)

La estrategia de Islandia para ponerle un freno al coronavirus Por Fernando Fernández (2ºA)

Frío polar, poca cantidad de habitantes, seguridad en sus calles, precios de energía y nafta bajos son características que describen a la perfección al país nórdico. Para muchas personas es el paraíso, para otras es el infierno (es uno de los países con mayor suicidio per cápita del mundo) pero la pequeña isla europea logró ser una primeras naciones en ponerle un alto al COVID19. Mientras el resto de sus pares se ven sometidosante la temida enfermedad, Islandia sólo registra 2000 casos y 10 muertos.

El pequeño territorio europeo se vio comprometido en un plan que resultó ser sumamente eficaz. Todo comenzó con el primer contagio que se dio en el país: un hombre de 50 años que había viajado a Italia a fines de febrero. Este caso hizo sonar todas las alarmas.

A una velocidad sorprendente, la policía elaboró una lista de 56 personas con las que el contagiado había interactuado desde que llegó a Islandia. Todas estas personas (familiares, amigos, compañeros de trabajo) se vieron confinadas a un aislamiento de 14 días. A medida que fueron aumentando los casos en el territorio, los testeos positivos seguían ese patrón: aislar a las personas que tuvieron contacto con un testeo positivo.

Un dato importante es que Islandia nunca impuso una cuarentena en todo el tiempo que lleva el virus activo. No obstante, el Gobierno decidió suspender las reuniones sociales en las que concurren más de 20 personas y cerrar focos potenciales de contagio tales como museos, bares y gimnasios, sumados al seguimiento estricto de los enfermos.

Pero el mayor acierto de las autoridades se encontró en la cantidad y el compromiso del país con respecto a los test. Incluso antes de que la enfermedad se convierta en el monstruo que es hoy en día, comenzó el programa de detección del virus. El país nórdico empezó a testear a la población antes de que se hiciera presente el primer caso. Se inició el reparto de pruebas gratuitas para toda aquella persona que lo creía conveniente. Y se estima que en el territorio islandés ya fue testeada más de la mitad de la población y las pruebas continúan realizándose todos los días. 

La rápida movilización del gobierno local y de las autoridades le demostró al mundo cómo se debería haber actuado en todo el globo convirtiendo a Islandia en un país modelo durante la pandemia.

Deja una respuesta

WhatsApp chat