Comercios en rojo: una mirada a los kioskos en tiempos de cuarentena – Por Mariano Gambetta

Comercios en rojo: una mirada a los kioskos en tiempos de cuarentena – Por Mariano Gambetta

Es indescifrable que va a pasar con el comercio de a pie y la costumbre de tener los maxikioscos en las cercanías, el rubro viene en una caída histórica reflejada por la pandemia.

El cierre que se produjo al empezar la cuarentena en Argentina golpeó fuertemente en muchos rubros comerciales, uno de los afectados fuertemente fueron los kioskos o autoservicios que funcionan como kioscos.

En muchos de los casos se dieron condenaciones de alquileres, rebajas en expensas o extensiones en créditos de mercadería para poder stockearse como los que han brindado algunas de las distribuidoras, por ejemplo en la zona del AMBA.

Mauro Galmerdi (46 años) tiene su maxikiosko en el barrio de Parque Chas y se vio severamente afectado por el cierre de fábricas en la zona: “Me gustaría intentar mudar el kiosko más cerca de la estación Lacroze del Ferrocarril Urquiza donde se encuentra más movimiento porque acá se cayó todo, vendí un 25% menos”.

Al faltante de mercadería se suma la poca demanda que hay, ya que el rubro vende algunos artículos de primera necesidad pero es sabido que los supermercados se llevaron casi toda la clientela que antes concurría a los negocios de cercanías.

El caso de Alberto Gores (59 años) es diferente ya que su local se encuentra en el barrio de Parque Patricios, cerca del la línea H del subte. “ A mi me pasó que cerraron los dos super chinos que hay cerca de acá los primeros dos meses y vendí casi todo te diría. Es más no abrí durante 15 días por falta de mercadería hasta que pude volver a tener más artículos. Lo que me salvó mucho fue el delivery de comida en la primer apertura de abril”, contó.

Cada cual tuvo que adaptarse a los tiempos que corren y la venta de barbijos, mascarillas, alcohol en gel y sanitizantes son la opción para atraer algunos clientes que podrían llevarse otros artículos.

En el caso de los cigarrillos, Walter Vitella (72 años) jubilado y claros ascendientes italianos con su kiosko en el barrio de San Nicolás, no conseguía por ningún lado al principio de la cuarentena y casi hasta mitad de mayo estuvieron en faltante. Por eso tuvo que hacer promociones a aquellos que solo llevaban “puchos”, un chocolate o gaseosa o paquete de galletitas eran las opciones. El alquiler del local se le está haciendo muy pesado y casi lo deja al borde de evaluar o especular con cerrar o seguir abierto.

La consultora Nielsen detalló que el rubro kioscos “es el más afectado a raíz de las restricciones a la circulación”, con una baja de ventas de 14,9% en los primeros cinco meses del año; mientras que las cadenas de supermercados y perfumerías fueron “los únicos de tendencia positiva”, con subas de 1,8% y 3% respectivamente.

El consumo no va a ser el mismo este año y todos los indicadores inflacionarios respecto al salario vienen en caída, y se estima que podría caer en el anual (diciembre 2019 / diciembre 2020) un 25%.

Son tiempos difíciles en Argentina y el mundo,  y prepararse es el eje de todo ciudadano, se debe comprender que va a haber un cambio de paradigma denso y profundo con grandes transformaciones en la industria y las maneras de consumo. La digitalización de los trabajos hace su parte. Si podes comprarle al kioskero de la esquina, le das una mano.

Deja una respuesta

WhatsApp chat