Empleados de la salud, golpeados por la pandemia – Por Víctor Miranda  y  Eric Fernández 3ºA

Empleados de la salud, golpeados por la pandemia – Por Víctor Miranda y Eric Fernández 3ºA

No hay registros de una crisis como la que se está transitando, pero ya pasaron más de 100 días de confinamiento, que sirvieron de “aprendizaje”, en materia de higiene y prevención como el uso del barbijo (algo impensado hasta antes de la aparición del virus), no solo para los ciudadanos, sino también para los funcionarios públicos, desde municipales hasta nacionales. A pesar de todo esto, se siguen cometiendo errores, los cuales afectan a uno de los sectores más imprescindibles que luchan día tras día por la vida de todos: el personal sanitario. El 7 de mayo, fue el día más significativo para los representantes de este sector laboral, que evidenció los desatinos antes mencionados. Más de 40 organizaciones de trabajadores de la salud, se movilizaron en diferentes puntos del país, -provincia de Buenos Aires, Neuquén, Chaco, La Pampa y Córdoba, entre otras localidades-   reclamando el cobro del bono estímulo de 5 mil pesos durante cuatro meses, la protección de los agentes sanitarios con cantidad y calidad de equipos personales y la apertura de paritarias. Estas protestas marcaron un punto de inflexión y un llamado de atención para la Casa Rosada. 

Cabe remarcar que los empleados sanitarios son los principales vectores de contagios, y, además, quienes están más expuestos a contraer la enfermedad. Por ende, deberían sentirse blindados por las determinaciones políticas y a la vez, gremiales. Acá no está pasando, en el mundo tampoco.

Según los últimos datos difundidos el corriente mes por la cartera de Salud de la Nación, de los más de 80.000 casos positivos, el 7,7% son médicos y enfermeros. En el mundo, se supera la barrera de los 200.000. Este número que parece insignificante, representa mucho para los que pertenecen a este rubro. Tener este porcentaje sobre la mesa, siendo Argentina, uno de los países que lidera el ranking mundial de trabajadores de la salud infectados, genera mucho malestar en los residentes principales de Olivos.

A partir de esto, en Nación, ya se lanzó el “Plan de Cuidados para Personal de Salud”, que incluye encuestas, seguimiento y capacitación con un objetivo centrado en tres ejes: medir y categorizar los riesgos en cada lugar; consensuar y normatizar medidas de seguridad y formar y dar acompañamiento a los profesionales. La provincia de Buenos Aires desarrolló el Plan Silvio, en conmemoración a Silvio Cufré, el primer trabajador de la salud víctima del coronavirus en el área bonaerense, un programa de vigilancia epidemiológica que se enfoca en testeos a los profesionales de la salud. Y, por último, el Ministerio de Salud porteño, en conjunto con la administración nacional, viene intensificando testeos.

“Realmente no creo ni un poco en los proyectos que se lanzan para beneficiarnos y respaldarnos. No veo que nada haya cambiado en relación a como estábamos antes.”, expresó Verónica Manso, enfermera auxiliar de 49 años, recibida en Cruz Roja (Saavedra). Trabaja hace más de 10 años en SIDOM (Servicio de Internación Domiciliaria), la cual recibe pacientes de PAMI. En relación a esto, confesó: “Para la empresa, somos un número. No les interesa nuestra salud y no solo pasa en mi trabajo, ocurre en la mayoría de los establecimientos que realizan esto. Conozco médicos que están pasando por lo mismo”. Además, agregó: “Los kits de seguridad no son los correspondientes. Solamente contienen guantes y tapabocas de friselina. Faltan mascarillas, antiparras, cofias, barbijos N95 y camisolines. Preferí comprarme todo yo, cuando no debí hacerlo”. Por último, dio su perspectiva en relación a SITRE (Sindicato de Trabajadores de Enfermería): “Por la ausencia del gremio, estamos cobrando recién lo de abril. Culpa de ellos también es que el sueldo de los enfermeros tanto auxiliares como profesionales que pertenecen a esta entidad ronde los $30.000. A nosotros no nos aumentan hace más de seis meses. No soy egoísta, expreso la realidad”, culminó.

Nunca nadie imaginó pasar por esto. Pero hoy, las personas en cuestión lo afrontan con las herramientas que tienen a mano. Hay que parar de buscar culpables, para poder encontrar soluciones…      

Deja una respuesta

WhatsApp chat